Comprador compulsivo: ¿Esperando ofertas?

Aunque consideremos que ir de compras y más cuando vemos beneficiosas ofertas es algo que nos ayuda a liberar estrés y nos brinda momentos de distracción, no siempre resulta acertado y menos para las personas que mantienen un trastorno de comprador impulsivo.
El trastorno de compra compulsiva es una adicción sin cura alguna dentro de los trastornos de control del impulso. Esto se manifiesta en personas que tienen deseos intensos por adquirir objetos que en la mayoría del tiempo sin innecesarios o que a lo largo de su vida no le dan uso alguno.

Las personas que sufren esta condición pueden incluso presentar malestares físicos si no pueden realizar una compra por una determinada situación. Un comprador compulsivo está atento a cualquier cantidad de ofertas presentadas en grandes establecimientos comerciales para acudir hasta el lugar y adquirir la mayor cantidad de piezas que considere, sin importar si en su casa mantiene otros objetos iguales y sin uso como los que va a comprar.

Los compradores compulsivos no realizan ninguna adquisición de productos por cubrir una necesidad, al contrario, seguramente ya tienen más de lo imaginado en su hogar y aún así sienten el deseo por tener más y más productos de la misma especie. Con regularidad estas personas están esperando las fechas especiales para cazar ofertas o para adquirir cualquier cantidad de cupones que les permitan reducir el costo final de los productos que van adquirir.

comprador compulsivo

 

Este síndrome también es conocido como oniomanía o shoppingmania, y puede estar relacionado con la adicción. En este punto la persona no es capaz de controlar sus impulsos y no existe tratamiento alguno que permita controlar los deseos de las personas que llevan una vida rodeada de productos y ofertas.

En la actualidad las personas más expuestas a este tipo de condición son las personas jóvenes, resaltando el sexo femenino. El comprador impulsivo se evidencia con mayor impacto en personas que tiene mayor estabilidad económica. Sin embargo, las personas con menor cantidad de recursos no están exoneradas a esta condición ya que hacen lo posible por adquirir y controlar su sed de compras.

Aunque no presentes ningún impulso por comprar impulsivamente, este hábito se puede adquirir con el pasar del tiempo, cuando la persona se conecte con lo que significa nunca necesitar nada porque mantiene todo en casa. Lo que generara en la persona la necesidad de adquirir más productos para no quedar vacios.

Reply