Ansiedad y depresión ¿Mantienen relación?

La ansiedad y la depresión son dos trastornos que se pueden presentar en el ser humano y desestabilizar su vida cotidiana, aunque ambas tienen características que diferencia a la una de la otra, ambos pueden presentar los mismos síntomas o causas.

Aunque para muchos distinguir ansiedad y depresión no es una tarea sencilla o aunque parezca que una deriva de la otra, existen diferencias que puedes ayudarte a conocer mejor cada una de estas patologías.

  • La ansiedad en términos generales es un estado de ánimo que se evidencia cuando la persona se siente angustiado o amenazada. Mientras que en el caso de la depresión la tristeza es el sentimiento que prevalece en el individuo.
  • La depresión se caracteriza por estados de ánimos muy bajos, falta de autoestima o sentimiento de culpa y ausencia de sueño. Mientras que la ansiedad se manifiesta con síntomas como diarrea, respiración agitada, sudoración, fatiga e incluso una necesidad descontrolada por comer.
  • La ansiedad puede mantener activo, caminando de un lado para otro, pendiente de alguna información, atento del teléfono. Mientras que la depresión te mantendrá en un estado inactivo donde lo único que desearas es estar solo y en tu cama.

Aunque algunas personas consumen medicamentos bajo prescripción médica para controlar cualquiera de los dos trastornos, existen métodos  libres de fármacos que pueden ayudarte a controlar los estados de ansiedad o depresión.

  1. Realiza una rutina de ejercicio físicos, además de oxigenar tu cerebro te ayudará a mantenerte enfocado en actividades diferentes que no permitirán que baje tu estado de ánimo o sientas una desesperación.
  2. Ejercicios de relajación: Estos te ayudaran a brindarle un equilibro a cuerpo y además le brindará armonía y paz.
  3. Ejercicios de meditación: Te ayudarán a mantener el control de tu mente, por lo que te permitirá ayudar a este órgano a enfocarse en pensamientos positivos que te brindaran calma y estabilidad.
  4. Ejercita la respiración: te servirán para mantener un estado de relajación, lo que permitirá conectarte con el lado positivo de las cosas y desconectarte de esas circunstancias que te empujan al estado de ansiedad o depresión.

Otro dato curioso de estas dos patologías es que en niños y personas de la tercera edad es difícil distinguir la depresión de la ansiedad, ya que en estas edades los sentimientos o los estados de ánimos son más vulnerables e inestables.

Reply